Monte Lindo Grande – Carlos Felipe Arnedo


Los relatos del libro de Carlos Felipe Arnedo, Monte Lindo Grande, a veces son verdaderos cuentos en todo el sentido literario; están escritos de manera sencilla y vigorosa a un tiempo y tienen la tarea y difícil virtud de atrapar al lector. Además lo entretiene, alecciona, dejándole un gustito entre dulce y amargo. Dulce por sus personajes y la descripción del paisaje, y amargo por las peripecias que narra.

Sus historias —”mixturada” con la más cruda realidad— hablan de un territorio que él conoce a fondo y describe mejor: Formosa y sus aledaños, sus ríos y esteros, su flora y fauna y en especial, al lugareño de la región y su psicología. Sus mitos, leyendas y creencias.

La pluma de Carlos Arnedo (en ocasiones con trazos gruesos y violentos, no muy estilizados) sobrecoge y despierta. En ningún instante nos deja indiferentes.

Este nuevo tomo de relatos con aire localista (sin por ello perder lo universal de sus temas), posee la frescura y la sencillez de sus libros anteriores. Sin embargo, se nota más oficio y madurez en sus trabajos. Aunque si lo dejase añejar, acaso cobraría el peso exacto de una obra cabalmente madura.

No obstante, debemos destacar que en ciertas ocasiones es preciso liberar a los personajes que pueblan la mente del escritor y dejarlos volar. Mostrarles el camino a recorrer y que solos aprendan a soportar las críticas y los halagos.

 
Carlos Felipe Arnedo

Nació en Adrogué, en 1946. Al año se trasladó con su familia a la ciudad de Clorinda, al nordeste de la ciudad de Formosa. En 1969 se recibió de agrimensor en la Universidad del Nordeste (U. N. N. E., Corrientes). Desde esa época se dedicó a la tarea que le brindó la posibilidad de recoger experiencias, anécdotas del lugar, a las que le dio forma literaria en los libros de cuentos Al sur del Pilcomayo, Más allá del Bermejo y Monte Lindo Grande. Estos son resultado de los viajes de investigación que realiza al interior de la provincia para adentrarse en la naturaleza y estudiarla directamente. Actualmente es Naturalista (EAN) y se desempeña en la Casa de la Provincia de Formosa en Buenos Aires, asesorando al público en turismo de aventura.

Relacionados